La nave, para el que pide un velero. Pensando en ti que, un día, lo buscabas

LA NAVE, PARA EL QUE PIDE UN VELERO,

es casa y sola luz

el barco,

y confín lo restante,fuera.

El que pretende una isla

la busca donde no hay;

tiene como refugio un mar de altura

donde, tal vez, no arribe

la claridad.

 

Aquiles García Britro

Inédito

LOGO SAFE CREATIVEReservados todos los derechos

Anuncios

Una poetisa a quien he leído últimamente: Natalia Correia

Ponemos tanto azul en esa distancia
anclada en claridad incierta
y nos quedamos en las paredes del viento
a escurrir todo lo que él invade.

Pusimos tantas flores en las horas breves
que secan hojas en los árboles de los dedos.
Y quedamos ceñidos en las estatuas
a mordernos en la carne de un secreto.

Natalia Correia (Poemas, 1955)

Traducción de Aquiles García Brito

 

Pusemos tanto azul nessa distância
ancorada em incerta claridade
e ficamos nas paredes do vento
a escorrer para tudo o que ele invade.

Pusemos tantas flores nas horas breves
que secam folhas nas árvores dos dedos.
E ficámos cingidos nas estátuas
a morder-nos na carne dum segredo.

Natália Correia (Poemas, 1955)

https://es.wikipedia.org/wiki/Nat%C3%A1lia_Correia

 

convite

 

La azotea

LA AZOTEA

 

Te narro

que le tiré los versos por el piso

aunque los versos cogieron tensión,

como liñas, y se elevaron

y ¿qué tienen las liñas?

Sábanas grandes, sábanas muy blancas,

¿Qué las sábanas blancas sino nubes?

Las nubes que no viajan, sí,

siempre en el mismo sitio.

A la pregunta de cuál es el suyo,

te responderá una madre,

pero ¿dónde encontrar a una madre a estas horas?

En la azotea,

haciendo cosquillas a las nubes

tendidas en los versos, para que el hijo

aprecie la amplitud.

 

Las nubes nos hacen volar,

 

Así qué tirar los versos al bardo,

según confieso que hice,

es romper la cometa a un niño.

Y no valen excusas.

 

Cuando las nubes no se ven,

es porque la madre las ha doblado,

cuando no está la madre,

es porque Dios la ha recogido

en el barreño azul,

cuando dices no tener azotea,

porque hace inviernos que no subes,

cuando aseguras que ya no se tiende,

como diciendo la poesía ya no sirve,

que ya no vuelas

—todo lo más recorres pasillos aéreos

de otros cargado de equipaje —.

 

Insisto, los tiré

a modo de hebras por la pila,

creyendo acabar con la rabia,

pero él ocupa aún lo profundo

y se clava como una citación

ineludible.

Otro uno, reparto y localizaciones (NACE, 2014)

LOGO SAFE CREATIVEReservados todos los derechos.

Para Antonio Machado, en su aniversario

Cronos

 

De tarde en tarde,

el raro Cronos se permite

arroparme con una prenda

tupida y algodonada,

teñir el suelo de arrebol,

de afuturado techar

el humilde sendero

que hacia el crepúsculo

transita, muy de tarde en tarde

viene y distrae,

auroral rocío de filigranas,

de los hipnóticos vaivenes

de la marea pendular,

las manecillas,

ellas las moscas,

de cuya franqueza inmortal me escondo

tras las gafas de sol.

 

De Otro uno, desconsuelo, (NACE, 2014)

LOGO SAFE CREATIVE  Reservados todos los derechos.

La noche, largo e impune litoral,

A Juan Ramón Jiménez

 

La noche, largo e impune litoral,
al mar no deja ser el sueño
que en su papel debiera,
pues, uno, aguanta firme
esperando del hondo fondo
salpicadura o luz, temblor ¡o brisa!,
¡vale también!,
para alzarse hacia la isla perdurable.
¡Ten compasión! Hay un hombre que se asoma,
sin quien no estará el paraíso.

Aquiles García Brito

Inédito

1307065387800.logo2-72.default Reservados todos los derechos

Vuelo y sueño